Experiencias

Telemarketing o marketing directo si sabes cómo

Suena el teléfono, recibimos una llamada desconocida, es un operador que nos explica su producto y no nos deja hablar. En un primer momento ya pensamos que nos quieren vender algo, pero no siempre es así. Muchas de las veces, tenemos que empatizar y ponernos en el lugar de los demás. Esperar, para ver realmente que es lo que nos quieren contar y sobre todo no cerrarnos en banda.

En el último año en Uup hemos creado la unidad de telemarketing y en este artículo, queremos explicaros todo lo bueno que puede ofrecerle a una empresa, queriéndolo comparar con un restaurante para ir abriendo boca. 😉

¿Qué es y qué hace una unidad de telemarketing?

No, no se limita a hacer encuestas o a dar la lata a los clientes llamándoles para ofrecerles el producto de turno. Por eso queremos explicaros como hemos integrado esta unidad en Uup.

En el último año, nos hemos propuesto aumentar el número de leads, así como detectar el nivel de satisfacción de nuestros clientes u organizar nuestra participación en ferias y eventos.

Esta unidad es la primera voz, uno de los primeros contactos que una empresa recibe de nosotros y por ello queremos hacer una comparativa del telemarketing con un restaurante, para olvidarnos de los estereotipos que tenemos al escuchar esta palabra.

Es la hora de comer, encontramos un lugar con buen precio y su menú nos hace la boca agua. Han pasado casi 10 minutos y nadie nos ha atendido… Por fin el personal nos da la carta. Todo es apetecible, no sabemos qué elegir. Pasa el tiempo y hemos leído la carta como 4 veces. Ya viene… pero todo comienza a empeorar.

Resumen: Mucha espera, platos que no cumplen con la expectativa creada, atención deficiente.”

Creo que esta escena se repite en más de una ocasión a nuestro pesar.  ¿Volveremos a este sitio? Seguramente NO, la atención no ha sido de nuestro agrado y esto nos creara un mal recuerdo.

cliente-satisfecho

¿Cómo contribuye telemarketing a la empresa?

Cada cliente espera ser tratado de forma única y especial, somos sociales por naturaleza y por necesidad ya que damos mucho valor al trato con las personas. En Uup tenemos ese factor humano que hace repetir y que te enamora, pero a su vez te da sólo lo que necesitas.

Contamos con un reciente departamento de telemarketing donde prima el individuo mismo, sus emociones y sus actitudes y todo ello juega un papel central en el correcto desempeño de la actividad. Éste es un punto clave, el ánimo, la moral, porque si estás bien, das lo mejor de ti mismo para ti y para los que te rodean. Vivimos en un momento de falta de tiempo, de poco interés y un no tras otro, desanima y hace mella. La siguiente llamada no puede arrastrar el malestar de la anterior. Conseguir desconectar y empezar de cero, es fundamental.

personas-telemarketing-uup

 

Es recomendable obtener información del cliente, escuchándole, conociéndole mejor, detectando qué necesita y cómo podemos ayudarle. Todo ello requiere un estudio previo, no lanzarse a llamar y esperar a ver qué nos encontramos. La organización y el estudio es otro de los puntos clave para el éxito.

Una buena base de datos + un buen estudio previo + un buen ritmo de trabajo + una actitud de escucha + buen estado anímico = Lead de calidad

¿Cómo afecta la velocidad en la unidad de telemarketing?

El telemarketing en las empresas, al igual que la tecnología, avanza a una velocidad estrepitosa. En Uup somos conscientes de ello, por lo que hemos dejado atrás los cables con los que unir las llamadas y damos prioridad a la espontaneidad y la calidad de la interacción, pero contando con aquellos avances tecnológicos que permitan siempre mejorar.

En los departamentos de telemarketing en general prima la velocidad frente a la lentitud, pudiendo así conocer si nuestros objetivos se cumplen con cada llamada, pudiendo corregir y re direccionar nuestro trabajo en cada acción.

«Nos sirven los platos en el tiempo correcto, ni antes ni después, corrigiendo el ritmo del servicio en el momento en el que se necesita”.

captar atencion

Disponemos de unos segundos para captar la atención de nuestros clientes potenciales y conseguir la suficiente confianza para que la conversación fluya y detectemos su necesidad o su dificultad. “Como cuando caminas y algo te invita a entrar en ese restaurante’.

El asunto de la conversación ha de ser del interés de nuestro interlocutor y se ha de mantener durante toda la llamada “como cuando pides un plato y esperas que el siguiente sea igual de bueno’.

Llegamos al final de la llamada y vemos si hemos conseguido nuestros objetivos: despertar el interés, presentarnos, detectar necesidades y ofrecerle propuestas para mejorar su día a día.

“Terminamos el postre y la velada ha sido completa, por su sabor, por su rapidez, por su atención, por su atractivo en la estancia…. Repetiremos sin duda’

Todo esto es lo que tenemos que conseguir con cada llamada que realicemos: hacer que nuestro futuros o presentes clientes se queden con un buen sabor de boca, así conseguiremos que nos recuerden por lo que somos.