Experiencias

Cómo gestionar las redes sociales en una pyme

25,5 millones de españoles están en las redes sociales, según cifras de IAB. Posiblemente, mientras lees esta misma frase el número ya será mucho mayor. ¿Qué quiere decir esto? Que gracias a estos nuevos canales a las pymes se le abre una posibilidad increíble: ampliar su público hasta límites insospechados. A las acciones de marketing tradicional (que no deben decaer) se une el poderío de los perfiles en redes sociales como vehículo para impulsar negocios e inclinar a tu favor una decisión de compra. Conseguirlo no es flor de un día, por supuesto, pero si profesionalizas este aspecto, verás resultados seguro.

Cómo gestionar las redes sociales en una pyme [con ejemplos]

¿Qué aportan las redes sociales a una pyme?

Vamos ponernos filosóficos un solo segundo: las redes sociales le aportan a una pyme el «ser» y «estar». Han dado la vuelta a las estrategias tradicionales y ahora puedes conseguir que los clientes lleguen hasta tus productos y servicios. No olvidemos que siempre había sido al revés: tú eras la parte que tenía que salir ahí fuera a buscarlos como loco.

Vale, hasta aquí todo entendido. ¿Pero, hablando con más concreción, qué aportan las redes sociales a una pyme?

  • Aumentan la visibilidad de tu marca para que puedas acceder a un público potencial mucho más amplio. Y si además las combinas con estrategias de publicidad online, el impacto es brutal.
  • Optimizas tus recursos. Tal y como hemos dicho, con estrategias como el Inbound Marketing puedes hacer crecer un negocio llevando a los clientes por el camino que tú has marcado. Serán ellos los que te encontrarán a ti.
  • La segmentación, esa fiel aliada. Una pyme puede utilizar varias redes sociales y multitud de estrategias diferentes para llegar con exactitud a un target adecuado. Un solo soporte sirve para comunicar decenas de mensajes diferentes.
  • Sabes en todo momento lo que haces. Algo de lo que ha adolecido el marketing tradicional en muchas ocasiones ha sido no tener muy claro el retorno y el impacto real que tales acciones han tenido. Eso cambia por completo con las redes sociales: todo está medido y cuantificado. De esta forma, optimizas tus estrategias y apuntas siempre donde quieres llegar.

A todas estas ventajas hay que sumar las más evidentes: aumentan el tráfico a un sitio web, apuntalan la estrategia de branding y conocimiento de marca y te proporcionan un canal directo de atención al cliente.

Las mejores redes sociales para pymes

Si has llegado hasta este artículo, posiblemente te estarás preguntando cuál es la mejor red social para hacer marketing. ¡Sorpresa! No hay una respuesta única. Cada tipo de red social tiene sus pros y sus contras. Al conocerlas mejor podrás analizar si es la más apropiada para llegar hasta tu público. Lo más importante que debes grabar a fuego: no tienes por qué estar en todas.

Facebook para pymes

Es una maravillosa red social para hacer marketing B2C. Es decir, si tu intención es llegar directamente al consumidor final. Nos gusta especialmente porque ha evolucionado hacia un canal muy visual, donde es mejor que las marcas huyan de textos muy largos. Hay que ir al grano y buscar el impacto preferiblemente con material audiovisual. ¿La recomendamos para pymes? Sí porque cuenta con su propio sistema de publicidad pagada con un grandísimo potencial de segmentación (Facebook Ads). Y eso es ideal para casi cualquier producto o servicio.

Si quieres un ejemplo espectacular de cómo hacer negocio en Facebook siendo una pyme, el caso de Boris Soler es ideal. Ha construido una comunidad que ya supera los 20.000 fans y empezó haciendo las cosas muy bien desde el principio: apartó la obsesión insana de vender y vender para centrarse en aprovechar el potencial de Facebook como muro para dar consejos de peluquería. Tal fue el éxito que hoy es el espejo donde se miran las peluquerías que quieren transformarse digitalmente y, además de seguir viviendo de su profesión, es un reputado y solicitado conferenciante.

Twitter, la red social más dar respuesta con tu empresa

En Twitter premia la inmediatez y eso es un hándicap para muchas pymes. Con mensajes limitados por un número concreto de caracteres (aunque siempre nos quedan los hilos), pensamos que ha ido en una dirección más divulgativa, informativa y de atención al cliente. También cuenta con Twitter Ads, lo cual siempre es interesante para una pyme, pero requiere tener muy claro si tu target está justo aquí buscando tu producto.

¡Ojo! Que no estamos diciendo que no puedas hacer marketing en Twitter. Solo que tienes que estudiarlo muy bien, mentalizarte de que todos tus contenidos no pueden estar orientados a la venta y quitarte los complejos a la hora de implementar estrategias arriesgadas. Un ejemplo maravilloso es la cuenta de KFC (vale, no es una pyme, pero es un gran ejemplo para cualquier pyme) en España: como puedes ver en este tuit de aquí abajo, se ha ganado ser una de las más adoradas en nuestro idioma y no le hace falta ni hablar de sus productos.

Instagram para empresas. ¡Déjate ver!

Una de las joyas de la corona en la actualidad. De unos 7 millones de usuarios hace escasos cinco años ha pasado a más de 20. Comenzó como una red para compartir fotografías pero ha crecido de tal forma que ahora es una de las referencias absolutas para llegar a cualquier público. Aquí hay presente una audiencia bastante heterogénea con gran fuerza millenial: la gran mayoría tiene entre 18 y 39 años. Así que no te equivoques: es más que posible que tu target esté en Instagram.

Eminentemente visual, para conseguir seguidores o notoriedad debemos tener muy claro que tipo de imágenes o vídeos debemos subir, así como en relación al contexto en el que lo hacemos. Es fundamental cuidar muy bien lo que muestras, puesto que estamos hablando de una herramienta de primer orden para ganar conocimiento de marca.

Una buena referencia de cómo cultivar comunidad sin olvidar los objetivos de negocio puede ser Bla Bla Car. ¡Sí, es una pyme! Y en su muro verás todo lo que necesitas si te planteas usar sus servicios: publicaciones para atraer a su público, promociones, colaboraciones, el correspondiente espacio de preguntas frecuentes… Impecable.

Tik Tok para empresas que siguen tendencias

La nueva en la oficina. Aunque ya no tanto. A Tik Tok le ha pasado algo parecido a lo de Instagram: el público confunde. Aparenta albergar a una mayoría de adolescentes, pero el 67% de sus usuarios superan ya los 25 años. Arrastra mucha audiencia procedente de Instagram y eso ayuda en el crecimiento exponencial que experimenta. Puede ser una gran idea para tu pequeña o mediana empresa, pero exige esfuerzo: hay que convivir con su complejo algoritmo y los usuarios te van a exigir que estés al tanto de las tendencias, los hashtags (que no dejan de cambiar) y los challenge que lo rompen cada día.

¿Un buen ejemplo de gestión? Se pueden señalar muchos, pero el Tik Tok del Valencia CF le encanta al público.

LinkedIn, la red profesional para pymes

Es la mayor red profesional que hay en estos momentos. Nos ayuda a conectarnos con otros profesionales y nos sirve como plataforma para buscar nuevas oportunidades. Podemos usar los grupos para reunir a gente que esté interesado en nuestro sector. No lo debemos usar solo para enviar contenido, sino también para participar en debates que sean de nuestro interés, conocer los temas que preocupan al sector e intercambiar inquietudes y experiencias.

Es un poco más especial porque el lenguaje, el tono y las temáticas que aquí se comparten no pueden ser clones de lo que hacemos, por ejemplo, en Facebook. Los más puristas lo odian. Sería la ideal para tu pyme si tienes contenido (procedente del blog, por ejemplo) orientado a otros profesionales y quieres utilizarlo como vehículo para capturar leads de alto valor.

Estrategias de redes sociales para pymes

Tras analizar las principales redes y las opciones que nos ofrecen vamos a hablar de qué estrategias puedes seguir para acercarte a tu público.

Lo primero es tener claro tu objetivo en cada red social. Y aquí permítenos decirte que el primer objetivo que deberías buscar con cualquiera de tus redes sociales, por encima de todo, debería ser aportar valor. Olvídate de los likes, de los me gustas, comentarios y publicaciones compartidas. Piensa en tu cliente y en cómo ayudarle. Para ello ten en cuenta tus capacidades, las de tu equipo, y las posibilidades que te brinda cada red social.

¿Qué contenidos crear para las redes sociales de tu empresa?

EStos son los tres tipos de contenido que puedes crear con tu marca

A la hora de crear contenido de valor, puedes hacerlo de tres tipos:

  • Contenido informativo: este es el contenido más habitual. Se trata de aportar información sobre tus productos e intentar ir más allá aún. Seguramente te cueste poco hablar de características técnicas o atributos funcionales, pero para llegar a tu público te vendrá bien abrirte más a casos de uso, beneficios que puede aportarle, comparativas y todo el universo que rodea a tu porfolio. Este tipo de contenido suele ser muy útil para declinar la balanza en las compras.
  • Contenido de entretenimiento: los memes, pasatiempos y otro tipo de contenido más trivial cada vez es más adoptado por las marcas. Hace tiempo no te habrías imaginado a una empresa proponiéndote una lista de reproducción de spotify, pero hoy está a la orden del día. Si das con un tipo de contenido que no desentone en tu sector, sea novedosos y entretenga a tu público tienes muchas posibilidades de triunfar en las redes sociales, ya que puede ser un contenido muy viral.
  • Contenido aspiracional: si tu empresa tiene un propósito, valores o filosofía de empresa muy marcada quizás no te cueste mucho buscar un tipo de contenido que te lleve a conectar con la parte más emocional de tu público. Este contenido te permitirá crear relaciones duraderas, diferenciarte de la competencia y fidelizar a tus clientes.

Una vez hayas cubierto este primer objetivo de aportarle valor puedes pensar en cómo incorporas tu oferta a estos contenidos. No hace falta que te diga que conviene que lo hagas de la manera más natural posible y sin agobiar, ¿verdad?

Cómo presentar el contenido a tu público

Teniendo claro que tipo de contenido usar es hora clasificar estos contenidos dependiendo del momento de la compra en el que se encuentre tu público:

  • Toma de conciencia: tiene una necesidad, se está informando sobre un tema, pero aún no sabe qué productos o servicio se ajustan a lo que busca.
  • Consideración: compara, se informa de características concretas para asegurarse de que opta por la propuesta adecuada.
  • Compra: aquí entrarían ese tipo de comunicaciones que ayudan a dar el último empujón. Unidades limitadas, descuentos por tiempo limitados, etc.

El contenido lo puedes mostrar de forma abierta y también lo puedes ofrecer bajo registro y de este modo hacer avanzar a tus contactos en el embudo de compra consiguiendo además información sobre tus contactos.

Para terminar este artículo nos vamos a permitir el lujo de decirte dos cosas:

  • Si te agobia el tema, cuenta con profesionales. Busca una empresa con especialistas en marketing, social media, diseño, branded content, etc… Ellos sabrán analizar la situación, detallar una estrategia adecuada en función cada red social y poner en marcha un plan de acción.
  • Por otro lado, si quieres continuar con tu estrategia de contenidos y te apetece conocer una buena batería de consejos, no te pierdas nuestro artículo con 5 claves para crear contenido de calidad en las redes sociales.
Andrea Sánchez Chinea
Un apetito insaciable de historias y marcas
05/10/2021

Comparte si te ha gustado: