Experiencias

Marketing on-off o Blended marketing: el arte del equilibrio

Google Ads nació en el año 2000 (por aquel entonces con el nombre de Google Adwords). Cuatro años más tarde, y aunque todavía restaban otros cuatro para que aterrizara en España, en Facebook se alumbraba lo que sería el primer anuncio de la plataforma. Y ya en 2007 comenzaron a verse los primeros spots en YouTube, que fueron una suerte de pop-ups que lo cambiarían todo. ¿Y realmente lo cambiaron todo? Según datos de IAB Spain, la inversión en publicidad online superó los 3.000 millones de euros en España, pero cada más voces ponen el acento en un aspecto relevante que ningún profesional del marketing debería obviar: las personas siguen teniendo una vida offline. Así que la apuesta no debería ir centrada solamente en una dirección.

Marketing on-off o Blended marketing:el arte del equilibrio

Blended marketing: ¿qué es y por qué deberías tenerlo en cuenta?

En la actualidad todavía hay un verdadero pulso entre los defensores del marketing online y los que prefieren seguir invirtiendo mayor presupuesto en el offline (radios, televisiones, folletos, catálogos, prensa en papel, etc.). A medio camino entre ambos bandos se han situado aquellos que aseguran que la convivencia no solo es posible: es obligatoria.

Lejos de quedar eclipsada, esta última opción ya es una estrategia formal bautizada como Blended marketing, que no es otra cosa que aprovechar y exprimir todo el potencial de las campañas on-off para crear un concepto integral. Ambas vertientes se tienen que retroalimentar, aunque siempre sin perder de vista el público objetivo al que se dirigen los esfuerzos publicitarios.

Omnicanalidad, la palabra de moda

«Omnicanalidad» es, posiblemente, una de las palabras más pronunciadas por los especialistas del marketing. Al pronunciarla, da la impresión de estar manejando un término complejo y con abundantes aristas, pero nada más lejos. El Blended marketing es tener presencia en Google Ads, en Facebook y seguir herramientas físicas de marketing (com catálogos, por ejemplo); y eso no es otra cosa que una estrategia omnichannel.

Combinando el precio, la promoción y los puntos de venta (que te sonarán de las 4-P del marketing offline) con lo más innovador del terreno online como los estudios de audiencia o las potentísimas opciones de personalización de campañas, estarás a la puertas de obtener una gran visibilidad de marca dentro de la red, pero también en el mundo real. Ese donde todavía se siguen generando interacciones interesantes.

El público precisa estrategias de marketing omnicanal que den respuesta tanto online como offline.
El público precisa estrategias de marketing omnicanal que den respuesta tanto online como offline.

El usuario sigue «ahí fuera»

¿Es mejor el marketing online o el offine? No hay una respuesta adecuada. De hecho, en este artículo se habla de la convergencia entre ambas estrategias. Y lo mejores ejemplos se encuentran en la vida real: las empresas promotoras que se encargan de la venta de viviendas no contemplan -ni de lejos- abandonar la impresión del catálogo físico con las características y las calidades de una casa. El potencial comprador quiere contemplar estos detalles con sus propios ojos y de forma material. Y no es para menos: es alguien que se está planteando una inversión de por vida.

Por otro lado, si esa misma persona no encuentra a través de la red información para comprarse una vivienda o sobre la promotora que tiene intención de visitar, es posible que no termine siendo un lead. No lo olvidemos: el estudio «Redes Sociales en España 2021» desveló que el 45% de los consumidores se ven influenciados por estos medios.

 

Una buena estrategia de marketing debe aunar los beneficios de los canales físicos y los digitales.

 

Ventajas de integrar el marketing on-off

Como conclusiones, conviene recordar que encontrar el perfecto equilibrio entre el marketing on-off se sustenta en hechos tan relevantes como que no todos los usuarios tienen acceso a la red. Por eso no se pueden obviar elementos tan tradicionales como los ya mencionados catálogos. El tradicional formato físico no ha muerto,  y su segmentación está únicamente en tus manos y, además, genera una impactante diferenciación con la competencia.

Combinado el papel con acciones online, la audiencia percibe a las empresas como entes mucho más cercanos, provocando una valoración mucho más positiva de la marca. Un mix equilibrado entre el tipo de empresa y target al que se dirige es fundamental. Y encontrar ese equilibrio hará que una estrategia de Blended marketing te conecte definitivamente con ambos mundos.

Uup
10/09/2021

Comparte si te ha gustado: